Investigadores del Cinvestav Unidad Saltillo desarrollaron un recubrimiento cerámico hidrofóbico que protege al acero de la corrosión

Decía Jorge Manrique que nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar, que es el morir. Nada ni nadie, ni reyes ni señoríos, ni pobres ni ricos, tiene otro destino. Pero, más allá de las metáforas del poeta palentino, el mar es hoy un lugar donde se pueden encontrar los vestigios más sólidos de los mundos desaparecidos. Como bien sabe el arqueólogo canadiense John Peter Oleson, allí es donde algunas huellas de la Antigua Roma se resisten aún al paso del tiempo.

Investigadores del centro vasco IK4-TEKNIKER han diseñado un equipo para mejorar el deslizamiento de los barcos por el agua. Se trata de un sistema que evalúa cuáles son los recubrimientos o pinturas antiincrustantes con menor coeficiente de fricción con el agua del mar.

El equipo permite evaluar cuáles son los recubrimientos antiincrustantes con menor coeficiente de fricción con el agua del mar y ayuda al desarrollo de otros nuevos más duraderos, eficientes y respetuosos con el medio ambiente. / IK4-TEKNIKER

El Centro Tecnológico de Componentes (CTC) lidera un consorcio internacional que lleva a cabo una investigación para incrementar la fiabilidad y la durabilidad de las estructuras de los convertidores que transforman en electricidad la energía del mar hasta al menos 20 años.

ESPAÑA. Sant Adrià pedirá a Endesa que asuma la reparación de las Tres Chimeneas. Con sus 200 metros de altura son las edificaciones más altas de Catalunya y están en desuso desde el 2008, cuando cerró la central térmica a la que servían. Desde entonces, las Tres Chimeneas de Sant Adrià de Besòs están inmersas en un debate denso y dilatado sobre su conservación y futuro uso.

El sistema permitirá a la empresa optimizar el mantenimiento de un elemento crítico para su actividad. El proyecto Smartdoor tiene un plazo de ejecución de 18 meses y cuenta con financiación del CDTI. La tecnología es fácilmente exportable a otras instalaciones del grupo empresarial así como a otros clientes del CTC.

El catedrático de la sección de Química de la Facultad de Ciencias de la Universidad de La Laguna Ricardo Souto ha dicho a Efe que gran parte de El Hierro, así como el sureste de Tenerife, especialmente entre Arico y el polígono industrial de Granadilla, en Tenerife, son zonas "muy" corrosivas con los materiales metálicos.

Las bacterias se están comiendo el Titanic, desaparecerá en un par de décadas. Lleva más de un siglo bajo el agua, pero podría no durar mucho más. Los microorganismos que se alimentan del casco terminarán por devorar los restos del mítico barco.

Se cumplen 105 años del primer y último viaje del Titanic. El malogrado transatlántico ha pasado a la historia mientras sus restos yacen en el fondo del mar. Al menos de momento, porque un ejército de bacterias 'comehierro' se están dando un festín con el barco británico ahora mismo. Tanto que en un par de décadas los restos físicos podrían desaparecer, alimentando todavía más su leyenda.

Los restos del Titanic se descubrieron en 1985, a 3,8 kilómetros bajo la superficie. Su estado era envidiable, gracias a la ausencia de luz y a las altas presiones, que habían frenado la corrosión. Pero pocos años más tarde, en 1991, los investigadores descubrieron que el óxido del casco contenía vida: ya en 2010 se detectó al responsable, una nueva bacteria bautizada como 'Halomonas titanicae' en honor del barco.

Foto: El Titanic zarpa desde Southampton hasta su destino. (Cordon Press)

Aunque se alimentan del hierro del casco, al mismo tiempo estas bacterias protegen al barco de la corrosión aislándolo del agua marina

Las halomonas son proteobacterias halófilas, capaces de sobrevivir en concentraciones de sal tan altas que matarían a cualquier otro ser vivo, de incluso un 25%. El ambiente en el que descansan los restos del Titanic es inhóspito para el resto de organismos del planeta debido a la oscuridad y altísimas presiones... pero no para estos microorganismos. Así como los barcos antiguos son conquistados por bacterias que se alimentan de madera, H. titanicae adora el hierro.

Cuando el problema es la solución

'Halomonas titanicae' se adhiere a las superficies de acero y colabora con otros microorganismos para alimentarse del hierro. Estas bacterias han evolucionado para sobrevivir en marismas, donde la concentración de sal es muy variable debido a la evaporación: para evitar perder agua por ósmosis, producen una sustancia especial, llamada ectoína, que mantiene estables los niveles de líquido.

Las halomonas son proteobacterias halófilas, capaces de sobrevivir en concentraciones de sal tan altas que matarían a cualquier otro ser vivo

Irónicamente, las bacterias son causa y a la vez solución de todos los problemas del Titanic. Aunque se alimentan del material que lo forma, al mismo tiempo protegen el casco de la corrosión. Conforme los microorganismos colonizan la superficie creando biofilms (agrupaciones muy resistentes) para alimentarse del hierro, al mismo tiempo se convierten en una capa protectora que aisla el barco del agua del mar. El óxido en el que pensamos al imaginar un barco hundido se forma antes de que los microorganismos tengan la oportunidad de llegar a su 'presa'.

Por desgracia, el impacto mecánico de, por ejemplo, un ancla, puede eliminar la capa protectora y reanudar la corrosión. La contaminación por un derrame de petróleo como el producido en el Golfo de México en 2010 puede tener un efecto similar, al matar a las bacterias del casco. De todas formas, el Titanic sólo sobrevirá al paso del tiempo en forma de leyenda: al final todo el metal superviviente será digerido y reciclado.

Fuente: elconfidencial.com

Página 1 de 5

Sobre Nosotros

INFOCORROSIÓN es una multiplataforma informativa, orientada a la investigación y difusión de temas relacionados con Tecnología de Protección Anticorrosiva, Tratamiento de Superficies e Integridad.

Nelson De la Cruz G.

DIRECTOR GENERAL

 

Contacto

¿Qué podemos hacer por usted? Contáctese con nosotros

  • Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  • Telf. : 995 767 912 

Facebook