La planta de Almussafes, en Valencia, fabrica 400.000 coches al año, emplea a 8.300, maneja 18.000 referencias y exporta a 75 países. Cumple con los estándares de la Industria 4.0 que pide Europa: colaboración máquina-hombre, flexibilidad o digitalización.

Fabrica 400.000 coches al año, emplea a 8.300 personas (casi el doble que en 2012), maneja 18.000 referencias, exporta a 75 países... La planta de Ford España en Almussafes (Valencia) atraviesa una época dorada. Tras una inversión de 2.300 millones de euros desde 2011, puede presumir de ser la «más avanzada» de la marca en el mundo. Y todo con la ayuda de 2.000 robots.

«Somos la gran apuesta de la compañía a nivel global, todo el mundo en Ford está mirando hacia nosotros», afirmó el director de operaciones de la planta, Dionisio Campos, en una visita para la prensa. No es de extrañar que esta factoría se haya convertido en foco de atención. Cumple con todos los estándares de la Industria 4.0 que Merkel quiere para Europa: colaboración máquina-hombre, flexibilidad, digitalización, automatización... y empleo.

Recorrer las plantas de carrocerías y de pinturas de esta fábrica es como entrar en un túnel hacia el futuro. Grandes elevadores suben y bajan los coches hacia pasajes que atraviesan los cientos de miles de metros cuadrados de la instalación. Brazos robóticos de todos los tamaños (algunos hasta de nueve metros) cubren las tareas más arriesgadas o costosas para las personas, como el pintado. Aquí 200 máquinas se encargan del tratamiento anticorrosión hasta el lacado. «Son tareas inhumanas», destacó a INNOVADORES el director de esta planta, José Asensio.

«Pensar que los robots acabarán con el trabajo de la gente es una gran equivocación», explicó, «porque realmente lo que nos permiten es racionalizar y hacer funciones peligrosas». Señaló que esta maquinaria ha ayudado a aumentar el personal cualificado. De hecho, en los últimos tres años, se ha contratado a 300 ingenieros.

En otras fases, como la revisión de la pintura, la colaboración robot-humano es total. Primero, un pórtico automático equipado con cámaras escanea todo el perfil del coche y ayuda a detectar la más mínima imperfección. Después, el personal se encarga de arreglar el defecto y lijarlo. La planta de Ford de Almussafes saca pecho ante esta tecnología. Y es que su equipo técnico, liderado por Asensio, con ayuda de la Universidad Politécnica de Valencia ha desarrollado y patentado este sistema de identificación con luz que recibió el Henry Ford Technology Award y que utilizan todas las fábricas de la compañía en Estados Unidos y tres en Europa. «Localiza el 99% de los de los errores de pintura».

La factoría española también presume de ser flexible. En el pasado habría necesitado cinco líneas de producción para cada uno de los modelos que fabrica. Ahora, todo pasa por la misma estación. Son las máquinas las que se adaptan a la manufacturación y no al contrario. Por ejemplo. Un Kuga y un Mondeo pueden ir uno detrás del otro en la cadena de pintura. No hay problema. El mismo robot 'lee' la etiqueta de cada vehículo y puede bañar de negro al primero y, seguidamente, de blanco al segundo.

La tecnología de la fábrica tiene un componente 'verde.' Ford España ha eliminado el horno para el secado de las carrocerías (y reducido así sus emisiones de dióxido de carbono), ha rebajado las chispas en las soldaduras (y con ellas, el consumo energético) y ha sustituido la pintura aerográfica por la electroestática, que genera menos residuos.

Fuente: elmundo.es

Deja un comentario

Sobre Nosotros

INFOCORROSIÓN es una multiplataforma informativa, orientada a la investigación y difusión de temas relacionados con Tecnología de Protección Anticorrosiva, Tratamiento de Superficies e Integridad.

Nelson De la Cruz G.

DIRECTOR GENERAL

 

Contacto

¿Qué podemos hacer por usted? Contáctese con nosotros

  • Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  • Telf. : 995 767 912 

Facebook