A la hora de elegir morteros y pinturas para fachadas, es importante tener en cuenta las condiciones físicas a las que vayan estar expuestas, para asegurar su comportamiento a largo plazo. Esto determina la idoneidad de un revoque y de una pintura, su comportamiento frente a la humedad.

En edificios históricos, usualmente se utilizaban recubrimientos totalmente minerales, habitualmente absorbentes (= hidrófilos) y muy transpirables, generando revoques de espesores importantes y una porosidad específica, lo que permitía gestionar incluso cantidades importantes de agua. En la construcción actual, el espesor de la “capa de sacrificio” del revoque se reduce, por lo que la gestión de la humedad del conjunto del recubrimiento (revoque + pintura) adquiere especial importancia.

En el siguiente artículo se explica cómo enfrentar y gestionar la humedad en fachadas a través de diferentes tipos de pinturas.

GESTIÓN DE LA HUMEDAD

La penetración de humedad puede provocar enormes daños, por lo tanto, en los revoques y pinturas “modernas” se emplean sistemáticamente formulaciones que repelen el agua (= hidrófugos). El clima (temperatura, irradiación solar -según orientación- y humedad ambiental), así como las fuentes de humedad internas y externas (humedad residual de la obra, lluvia batiente, rocío, escorrentías bajo ventanas), son condicionantes para la gestión de humedad de los sistemas de revoque y pintura.

humedad

La Lluvia

Respecto a la lluvia batiente (en la cara más expuesta a la lluvia), se deberá analizar en qué época del año se produce la mayor cantidad de precipitaciones. En estas orientaciones, la humedad media alcanza su máximo no en la superficie exterior, sino en el interior del paramento, concretamente a una profundidad de 2-3 cm. Esto se debe a que la superficie exterior seca rápidamente después de la lluvia: está más caliente, y le llegan directamente tanto los rayos solares como el viento; las zonas interiores de revoque y el ladrillo, sin embargo, se mantienen húmedas durante más tiempo. La zona con mayor riesgo de sufrir daños, siempre será aquella en la que el contenido medio en humedad sea más elevado.

La mejor protección contra la lluvia se consigue siempre con medidas constructivas, más que con la aplicación de productos de protección: es más eficaz un buen alero que un producto impermeabilizante. Por ejemplo, las superficies inclinadas sufrirán más que una superficie vertical.

a1

El Rocío

A pesar de ser notablemente más pequeñas que las gotas de lluvia, su efecto puede ser mucho más perjudicial para las diferentes superficies. Las gotas de rocío no caen por la superficie vertical, sino que la tensión superficial les permite mantenerse “adheridas” entre los granos de árido del revoque. El comportamiento más deseable ante el rocío lo presentan las pinturas de silicato, ya que permiten que parte del rocío superficial sea absorbido por el soporte, en un proceso de transporte capilar.

a2

¿Impermeable o Transpirable?

Los dos parámetros fundamentales para que un revestimiento cumpla su función protectora, son en principio opuestos y a primera vista difícilmente conciliables:

  • La absorción de agua líquida, es decir, del agua de lluvia, debe ser baja. Se habla de pinturas “hidrófugas” o -erróneamente- también de pinturas “impermeables”.
  • La humedad existente en el paramento, en forma de vapor de agua, debe poder salir al exterior con la mínima resistencia posible. Aquí hablamos de “permeabilidad al vapor de agua” o “transpirabilidad”.

Impermeable y Transpirable son términos relativos, que deben ser cuantificados para ser de utilidad a la hora de evaluar y comparar un producto de protección de fachadas. En otras palabras, no sirve absolutamente para nada que una ficha técnica declare una pintura como “transpirable” o “impermeable”, si no cuantifica el agua (ya sea líquida o en vapor) que deja pasar.

000

Impermeable v/s Transpirable

La absorción de agua (w), expresada en w = kg de agua/m2 x √h, indica la cantidad de agua líquida que absorbe un soporte durante una lluvia. Los recubrimientos muy absorbentes (= hidrófilos) tienen un valor w alto, mientras los que repelen el agua (= hidrófugos) tienen un w bajo. Por su naturaleza, los recubrimientos minerales son más bien absorbentes, pero pueden ser aditivados con sustancias hidrofugantes.

W puede ser:

  • Muy permeable (= muy absorbente), para una absorción de agua líquida superior a 0,5 kg/m2 en la primera hora de lluvia.
  • Permeable, para una absorción de agua líquida entre 0,1 y 0,5 kg/m2 en la primera hora de lluvia.
  • Poco permeable (= muy hidrófugo), para una absorción inferior a 0,1 kg/m2.

La permeabilidad al vapor de agua (v), expresada en v = g/m² x día, indica la cantidad (en gramos) de agua que puede evaporar en un día a través de 1 m2 pintado.

V puede ser:

  • Muy permeable, si la pintura deja pasar más de 150 gramos de vapor de agua por m2 y día.
  • Permeable, si deja pasar entre 15 y 150 gramos de vapor de agua por m2 y día.
  • Poco permeable, si deja pasar menos de 15 gramos de vapor de agua por m2 y día.

00

Agua y Vapor de Agua: Permeabilidad. Comparativa de Productos

Consecuencias de una mala gestión de la humedad

Obviamente, a mayor frecuencia de lluvia, más graves son las consecuencias de una mala gestión de la humedad. En las zonas climáticas en las que las lluvias más copiosas se producen en invierno, aumenta el riesgo de que pinturas y revoques sufran daños por heladas.

Acumulación de humedad

En ensayos de laboratorio, se han analizado las consecuencias de la exposición periódica a la lluvia [1]. Para ello, varias probetas pintadas con distintos tipos de pintura, fueron sometidas a ciclos de 6 horas de irrigación y 18 horas de secado. Estos ensayos demostraron que se produce una acumulación de agua detrás de las capas de pintura, obteniéndose los mejores resultados con pinturas de silicato.

01

Acumulación de agua después de 12 ciclos de lluvia y secado

La acumulación de agua detrás de la película de pintura puede llevar a la formación de bolsas de agua y al desprendimiento del revestimiento. Los daños por heladas, que afectan al revoque de soporte, se producen cuando la cantidad de agua absorbida por el soporte es tan elevada, que la presión ejercida por el agua al congelarse supera la resistencia del revoque.

Microorganismos en Fachadas

La proliferación de algas es favorecida por la humedad superficial, no por acumulación de agua en el interior del soporte. Aparte de la transpirabilidad y la absorción de agua, el tipo de ligante determina en gran medida la velocidad de secado del paramento. Las superficies pintadas con pinturas de silicato o de solsilicato de calidad, secan notablemente más rápido que las pinturas siloxánicas o siliconadas, permitiendo que el soporte absorba el agua “sobrante“, regulando de esta forma la humedad superficial.

PINTURAS MINERALES DE SILICATO

000 1

Este tipo de pinturas pueden utilizarse en interiores y exteriores de obras nuevas, pero son muy efectivas a la hora de restaurar edificios patrimoniales.

Pintura mineral para Hormigón

03

Pinturas Reflectantes de Calor

02

Pintura Mineral

ecosil me

Acabado para Hormigones

full 1

Fuente: Arch Daily

Fotos: Nuprotec

Ultima modificacion el Martes, 17 Noviembre 2015

Deja un comentario

Sobre Nosotros

INFOCORROSIÓN es una multiplataforma informativa, orientada a la investigación y difusión de temas relacionados con Tecnología de Protección Anticorrosiva, Tratamiento de Superficies e Integridad.

Nelson De la Cruz G.

DIRECTOR GENERAL

 

Contacto

¿Qué podemos hacer por usted? Contáctese con nosotros

  • Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  • Telf. : 995 767 912 

Facebook