La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) escribe y refuerza las regulaciones que hacen cumplir las prácticas de seguridad y salud en el lugar de trabajo, con muchos pertenecientes a las operaciones de limpieza y pintado.

La mayoría de estos reglamentos son muy específicas acerca de cómo hacer un trabajo sin peligro. Su propósito no es hacer nuestro trabajo más difícil, pero sí más seguro. Estos reglamentos se han desarrollado durante muchos años a través de estudios sobre cómo y por qué ocurren los accidentes, y siguiendo estos procedimientos escritos y reglamentos deben asegurar que no cometamos los mismos errores que dañaron a otros en el pasado.

En este artículo se revisarán algunos de los requisitos generales del reglamento en limpieza abrasiva y explicar cómo puede ayudar a aumentar la seguridad laboral.

Peligros de Chorro Abrasivo

Cuando se realiza la limpieza de superficies con abrasivo impulsado por aire, se tiene que lidear con varios riesgos para su salud y seguridad. Algunos de estos riesgos pueden ser letales, por lo que es importante que usted entienda qué son y observar las precauciones de seguridad adecuadas. Los peligros del chorreado con abrasivo incluyen, pero no se limitan a: polvo, ruido y equipo.

Polvo

El polvo producido por el chorro abrasivo es un peligro muy grave para la salud. Resultados de polvo de la descomposición de los abrasivos y la pulverización de recubrimientos superficiales, óxido, escamas de laminación y otros materiales en la superficie de acero. Las partículas de polvo individuales varían en tamaño de 1 micra (1 / 25.000 pulgadas) a 1,000 micras (1/25 pulgadas) de diámetro. Polvo mayor a 10 micras puede ser visible y se instala rápidamente. El polvo menor a 10 micras, llamado polvo respirable, es invisible, permanece suspendido en el aire durante un período de tiempo más largo, puede pasar a través de las defensas del sistema respiratorio y establecerse en los pequeños sacos de aire en los pulmones llamados alvéolos.

El polvo de este tamaño no puede ser disuelto por los fluidos pulmonares debido a que el pulmón no puede descomponer o echar fuera las partículas, hace la segunda mejor opción en su programa de defensa que es aislar al intruso mediante la construcción de un tejido grueso y fibroso alrededor. Cuando se desarrolla demasiado de este tejido, se dice que el pulmón es "fibrótico," o en una condición de fibrosis.

Las vías de entrada y sus efectos asociados a la salud dependen de las propiedades químicas y físicas del polvo. Si el polvo es soluble en el agua y respirable en tamaño, puede entrar en los alvéolos, pasar a través de las paredes de los alvéolos en los pulmones, y entrar en el torrente sanguíneo. Una vez en el torrente sanguíneo, el polvo puede ser transportado rápidamente a través del cuerpo y dañar varios sistemas de organos.

Otros riesgos para la salud pueden estar presentes en el polvo producido por el proceso de chorreado abrasivo. Estos riesgos pueden ser el resultado de la eliminación de los revestimientos que contienen metales tóxicos tales como plomo, arsénico, cadmio y cromo hexavalente. Uno de los metales tóxicos mas peligrosos encontrados en la eliminación del sistema de recubrimientos es el plomo, una metal tóxico que puede dañar la formación del sistema sanguíneo, nervioso, urinario y reproductivo. El plomo además se acumula en el cuerpo; por lo tanto, la exposición a pequeñas dosis durante largos períodos de tiempo puede causar un gran daño.

La exposición a metales tóxicos puede también afectar directamente la piel. Los metales tales como el cromo hexavalente pueden irritar la piel o causar una reacción alérgica. Otros metales pueden tener un efecto irritante en las vías respiratorias, tales como edema pulmonar (acumulación de líquido en los pulmones) causada por la exposición severa al polvo de cadmio. La entrada puede ocurrir a través de la ingestión, causados generalmente por malas prácticas de higiene, tales como comer, beber y fumar en el área de trabajo.

Para determinar los metales tóxicos específicos que probablemente estén presentes en los recubrimientos del sistema, muestras de astillas de pintura deben recogerse en zonas representativas de la estructura. Los metales cuyas muestras que deben ser analizadas dependerían de una serie de consideraciones tales como el tipo de estructura y el tipo de sistema de recubrimientos a ser evaluados.

A veces, el contenido de metales tóxicos puede estar determinado con base al conocimiento histórico del sistema de recubrimientos ha ser evaluado. Los metales tóxicos pueden estar presentes también en los medios de chorro abrasivo vírgenes, tales como la sílice cristalina en la arena de sílice abrasiva. Sin embargo, el polvo que contiene sílice cristalina puede producirse también durante otras actividades de chorro abrasivos, como la preparación de la superficie de concreto. Un estudio publicado en la edición de septiembre de 2006 de la revista de Higiene Ocupacional y Ambiental, indica que la elevada exposición al silice cristalino puede también puede resulta cuando está presente en el sistema de recubrimientos que serán removidos.

La Hoja de Datos de Seguridad deben ser consultados para determinar que los metales pueden estar presentes en el medio chorro abrasivo. Recientemente, OSHA ha comenzado a solicitar a los fabricantes de abrasivos a realizar un listado de los metales tóxicos en sus productos, incluso si están presentes sólo en determinadas cantidades. El arsénico se encuentra comúnmente en granalla de acero y en abrasivos de escoria de carbón, mientras que el berilio se encuentra comúnmente en los abrasivos de escoria de carbón.

Cuando hay exposición a polvo tóxico, la principal preocupación es el control de la exposición respiratoria. LA protección respiratoria debe cumplir con la norma de protección respiratoria de la OSHA (29 CFR 1926.103). Esta norma exige que la ingeniería sea factible y controles de trabajo practicos a emplear antes de que la protección respiratoria sea utilizada por los trabajadores. Los controles de ingeniería incluyen contenciones chorro abrasivo ventilado y considerar alternativas a la limpieza abrasiva, tales como herramientas de poder con aspiradoras al vacío, water jetting, y pelado químico. La rotación en el trabajo es un ejemplo de un control de prácticas de trabajo. Noten que esta rotación de trabajo no está permitido por la OSHA en todos los casos (si los trabajadores están expuestos a cromo hexavalente, por ejemplo). Si se utiliza un control de este tipo, debe desarrollarse y seguirse un programa escrito.

La protección respiratoria sólo se puede utilizar luego de emplear ingeniería y controles practicos de trabajo y los trabajadores siguen expuestos por sobre los Limites de Exposición Permitida ((PEL) por la OSHA para el polvo tóxico dado. Los empleadores deben seleccionar, utilizar y mantener los respiradores de acuerdo a un programa escrito (elementos los cuales se encuentran especificados por la OSHA en las Normas de Protección Respiratoria).

Normalmente los blasters utilizan un respirador de tipo CE o casco. Los trabajadores en las proximidades de la zona de detonación, tales como los asistentes encarcados de la granalladora y los vigilantes, están obligados a llevar protección respiratoria. Los trabajadores que participan en operaciones de limpieza también deben estar equipados con protección respiratoria. A estos trabajadores se les asigna normalmente una media máscara, un respirador purificador de aire con cartuchos de alta eficiencia (con la etiqueta el N, R o P 100). Sin embargo, los trabajadores encargados de la limpieza de los restos del abrasivo cuando aún se realiza el chorreado (como sucede cuando a menudo se reficla la granalla utilizada) puede necesitar un mayor nivel de protección. Estos trabajadores pueden necesitar usar el mismo tipo de respirador que los blasters, puesto que sus niveles de exposición son similares.

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) Realiza investigaciones sobre temas de salud en el lugar de trabajo, y una de sus principales funciones es probar y certificar los equipos industriales de protección respiratoria. Todos los equipos de protección respiratoria empleados en el lugar de trabajo debe ser aprobado por NIOSH.

La protección respiratoria debe continuar siendo usado luego de realizado el chorreado en la medida que el aire se encuentra cargado de restos de polvo. El polvo respirable en una cabina de chorreado abrasivo o contención puede permanecer suspendido durante largos periodos de tiempo después de terminada la limpieza de superficie. Este período de tiempo depende en gran medida de la eficacia del sistema de ventilación, a menos que el trabajo se realice al aire libre.

Un profesional de la salud y la seguridad debe revisar todos los proyectos que requieren una limpieza con chorro abrasivo para determinar qué precauciones, si las hay, se deben tomar para eliminar el peligro de la exposición a sustancias químicas. Ejemplos de estas precauciones incluyen ropa desechable, botas, guantes, dispositivos de protección respiratoria, y prácticas de higiene. Instalaciones de higiene que pueden ser requerido por OSHA incluyen estaciones de lavado de manos y duchas. OSHA requiere la provisión de una estación de lavado de manos cuando los trabajadores pueden entrar en contacto con materiales tóxicos. Independientemente de si las duchas son o no obligatorias, depende de qué norma de OSHA es aplicable. Si los trabajadores están expuestos al plomo, se requiere contar con las duchas cuando la exposición excede el Limite de Exposición Permitida.

Fuente: Paintsquare

Ultima modificacion el Miércoles, 22 Abril 2015

Deja un comentario

Sobre Nosotros

INFOCORROSIÓN es una multiplataforma informativa, orientada a la investigación y difusión de temas relacionados con Tecnología de Protección Anticorrosiva, Tratamiento de Superficies e Integridad.

Nelson De la Cruz G.

DIRECTOR GENERAL

 

Contacto

¿Qué podemos hacer por usted? Contáctese con nosotros

  • Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

  • Telf. : 995 767 912 

Facebook